Etiquetas

,


Ayer era el día del trabajo y quería haber escrito esta entrada antes, pero he estado haciendo unas reformas y ha sido todo un pequeño caos. Por eso llevo más de un mes sin actualizar este blog: ¡lo siento! Sin embargo, parece que ya todo regresa a su cauce y podré recuperar mi ritmo de trabajo, así que nada mejor que hacerlo con un autor que mencionaba hace unos días a mis alumnos de periodismo: LEWIS W. HINE (EE.UU., 1874-1940)

lewis_hine_selfportrait

Autorretrato de Lewis Hine (c. 1930)

 ¿Por qué Hine? Porque este norteamericano fotógrafo, sociólogo y creo que gran humanista, sobre todo, un día decidió dejar su trabajo como profesor para dedicarse a la fotografía, medio que hizo servir para sacar a la luz y denunciar sus preocupaciones en una sociedad que mantenía unas duras condiciones laborales (y de vida) para muchos.

Hine estudió sociología en las universidades de Chicago, Columbia y Nueva York a principios del s. XX. Precisamente es en Nueva York donde comienza a trabajar como profesor en la Ethical Culture School y a darse cuenta de la importancia de la cámara como herramienta de investigación e incluso de docencia.

Parece que como parte de sus clases, viajaba a Ellis Island (Nueva York) para fotografiar los miles de emigrantes que llegaban cada día. Entre 1904 y 1909, Hine realizó más de 200 placas fotográficas y se dio cuenta también de la importancia de la fotografía documental como herramienta para el cambio social.

Seguramente muchos de vosotros habéis visto sus imágenes en posters y tiendas de decoración sin ser conscientes de la importancia que éstas tuvieron como denuncia en su tiempo. Hine hizo cambiar cosas, algunas tan importantes como las legislaciones… pero vamos por partes.

Lunch time by Lewis Hine, 1931. © George Eastman House.

Lunch time by Lewis Hine, 1931. © George Eastman House.

Brooklyn Museum – Climbing into the Promised Land Ellis Island – Lewis W. Hine

De Hine se conocen sobre todo las imágenes en las que recoge las duras condiciones de trabajo de su tiempo y las ya mencionadas de los inmigrantes llegando a la Isla de Ellis. Como os decía: no se podía esperar otra cosa de un sociólogo vocacional que hizo al mundo darse cuenta del gran potencial de denuncia y cambio que tenía la fotografía. Porque, si bien es cierto que las imágenes de este autor son estéticamente incuestionables, lo innegable es que supo plasmar en sus fotografías la indefensión, el riesgo, las penurias, la injusticia y lo inmoral de ciertas condiciones no sólo laborales sino vitales.

Hine demostró que no es lo mismo decir en un periódico que los niños trabajaban en condiciones deplorables que mostrarlo con una fotografía. Esta última movía a la opinión pública por encima de las posibilidades de cualquier texto en aquella época. Hemos de pensar que en aquel tiempo no era tan frecuente hacer fotografías ni los medios estaban tan profusamente ilustrados como hoy. Quizás por eso una imagen valía más que mil palabras… hoy, me temo, nos demos acostumbrado demasiado a nuestra dosis diaria de dolor, injusticia y barbarie cotidiana como para que algo nos afecte. Una pena: al menos, en mi opinión.

Así que, de este modo, con sus imágenes, Hine persuadió a la opinión pública de su tiempo y sus fotografías ayudaron a presionar a las autoridades para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y de los inmigrantes. También se dice que sus fotografías facilitaron o contribuyeron a que se hicieran leyes relacionadas con la seguridad laboral o el trabajo infantil.

Little Lottie, a regular oyster shucker in Alabama Canning Co., 1911, Bayou La Batre, Alabama, Lewis W. Hine

A esto contribuyó que en 1906 comenzara a trabajar haciendo fotografías para la Russell Sage Foundation. Las imágenes que realizó de los trabajadores de Pittsburgh, Pennsylvania, formaron parte de un estudio sociológico muy influyente en su tiempo: the Pittsburgh Survey.

Child laborers in glassworks. Indiana, Lewis W. Hine, 1908

En 1908 se convirtió en fotógrafo del Comité Nacional del Trabajo Infantil (National Child Labor Committee (NCLC)). Este encargo profesional le llevó a dejar su trabajo como profesor y a viajar mucho durante la siguiente década, dejando constancia con su cámara de unas inolvidables estampas de niños trabajando en fábricas, calles o minas. Los niños aplastados compositivamente por grandes cadenas de montaje pensadas para adultos (y durísimas ya para los mayores de edad) consiguieron alertar a la opinión pública que ejerció presión para endurecer las leyes sobre el trabajo infantil.

Spinner in Vivian Cotton Mills, Cherryville, North Carolina: Been at it Two Years. Where Will Her Good Looks Be in Ten Years?, 1908, Lewis W. Hine.

Spinner in Vivian Cotton Mills, Cherryville, North Carolina: Been at it Two Years. Where Will Her Good Looks Be in Ten Years?, 1908, Lewis W. Hine.

Durante 1908, Hine documentó especialmente el trabajo infantil en la industria del algodón en Carolina Piedmont para ayudar al lobby de NCLC en sus esfuerzos para terminar con esas prácticas. En 1913 también documentó el trabajo de los niños en la industria del algodón con series de retratos al estilo de los “Composite portrait” de Francis Galton.

Lewis Hine, Paris Gamin, ca. 1918, © George Eastman House

En la época de la I Guerra Mundial, él fotografió el trabajo de la American Red Cross (Cruz Roja Norteamericana) en Europa y ya en los años 20, seguramente influido por los grandes avances tecnológicos de la época que creyó una ayuda para el trabajador, inició una serie de fotografías tituladas “retratos de trabajo” (work portraits) en las que fotografiaba al hombre y a la máquina en una especie de homenaje a la contribución del hombre a la industria moderna. Alguna de sus imágenes ha influenciado la iconografía o representación posterior de la época, junto a otros clásicos como la película de Chaplin “Tiempos Modernos”.

“Mecánico trabajando en máquina de vapor”, Lewis W. Hine, 1920.

Finalmente, dentro de esta serie destacan las imágenes que tomó de la construcción del Empire State Building (Nueva York) entre 1930 y 1931. Hine fue encargado de documentar la construcción del Empire State Building y seguramente muchos de vosotros habéis visto esas imágenes, como ya os he comentado, en tiendas de posters: sobre todo la mítica estampa de los obreros comiendo sobre una viga colgada a muchísimos metros de altura. Él fotografió a los trabajadores en situaciones muy peligrosas y precarias mientras aseguraban la estructura de hierro: toda una paradoja que hace aún más frágiles a los trabajadores. En este trabajo, Hine corrió muchos de los riesgos de los trabajadores que retrataba, seguramente por eso sus imágenes son tan potentes. Según se cita en la Wikipedia: “In order to obtain the best vantage points, Hine was swung out in a specially designed basket 1,000 feet above Fifth Avenue” (roncale, Anthony T. “Facts about the Empire State Building”. New York Public Library. Retrieved 2007-05-22.)

Durante la Gran Depresión norteamericana volvió a trabajar para la Cruz Roja como fotógrafo y fue también Jefe de Fotografía para la Works Progress Administration‘s (WPA) National Research Project, que estudiaba los cambios en la industria y sus efectos en el empleo. Fue también miembro de la Facultad de la Ethical Culture Fieldston School.

Hay más de 5000 fotografías suyas en la Biblioteca del Congreso Norteamericano, incluyendo ejemplos de las fotografías del trabajo infantil y de la Cruz Roja, sus retratos y las imágenes del WPA y el TVA. Hay otras 10.000 imágenes en otras colecciones institucionales entre las que se encuentra la George Eastman House y la Albin O. Kuhn Library & Gallery de la University of Maryland, Baltimore County.

En 1936 fue seleccionado como fotógrafo de la National Research Project de la Works Projects Administration, pero este trabajo nunca fue terminado. Sus últimos años parece que fueron duros ya que la gente perdió interés en su trabajo. Se dice que terminó perdiendo su casa y solicitando ayudas. Un curioso final para alguien que luchó por los más desfavorecidos. Sobre su legado, la wikipedia comenta: “After Lewis Hine’s death his son Corydon donated his prints and negatives to the Photo League, which was dismantled in 1951. The Museum of Modern Art was offered his pictures but did not accept them; but the George Eastman House in Rochester, New York did.[9]”

_______________

“MORALEJA”

Ojalá las fotografías hoy tuvieran el mismo efecto que tuvieron las de Hine en los años 20 y 30 del siglo pasado y ojalá todos los abusos laborales fueran tan “fáciles” de mostrar y de ver. Dedico esta entrada a todos mis compañeros profesores asociados en universidades públicas: porque es vergonzosa la situación de precariedad en la que se está sumiendo al grupo más vulnerable de profesorado universitario en este país. Aquí os dejo el link a un artículo que sobre este tema publicó recientemente El País: Profesor universitario por 300 euros… Y sí es cierto: hay profesores que cobran incluso menos. Y que a nadie se le ocurra preguntarme cuántas horas se trabajan: se llega a hacer las 3/4 partes de la jornada de un titular por… la quinta parte de su sueldo.

La lástima es que no hay fotografía que pueda plasmar lo que uno siente cuando es precarizado de este modo y lo peor es que la gente crea que tenemos lo que nos merecemos y que lo nuestro es un trabajo elitista que no merece ningún tipo de compasión. Cito textualmente el último comentario que se me ha hecho al respecto. Mi solidaridad también para todos aquellos que están actualmente reivindicando sus derechos laborales y para aquellos que sufren mobbing o acoso laboral, una de las situaciones menos entendidas y más injustamente tratadas de nuestro contexto. Sean las imágenes de Hine un homenaje para todos los que hoy siguen sufriendo con sus condiciones laborales.

Ojalá llegue un día en el que la solidaridad vaya más allá de los sectores de trabajo, ojalá consigamos unirnos realmente para defender nuestros derechos y a nuestros compañeros, ojalá tras los unos de mayo lleguen 364 días de justicia laboral para TODOS.

Cartel de la exposición sobre Hine en Róterdam, en el Museo Holandés de Fotografía, el pasado año. Para más información en español sobre esta exposición ver: LEWIS HINE: FOTOGRAFÍA POR UN CAMBIO

Anuncios