Material Sensible: fotografía participativa como herramienta de superación del abuso sexual infantil


Uno de cada cinco niñas/os sufre abuso sexual infantil (ASI) antes de los diecisiete años. De estos, un 60% nunca recibirá ayuda y el 90% no dirá nada hasta la edad adulta. Entre el 80% y el 85% de los abusos sexuales infantiles se producen en el entorno de confianza. Entre el 65% y el 70% son casos dentro de la familia. De la mayoría de estas experiencias no sabemos nada. Tampoco del sufrimiento que esto implica para quienes lo padecen.

Ocho personas que han sufrido esta dura experiencia y siguen su proceso terapéutico en la Fundación Vicki Bernadet, han participado en el proyecto Material sensible, organizado en colaboración con Photographic Social Vision, en el que se utiliza la fotografía como herramienta de expresión creativa para revisar su relato personal y denunciar la situación.

Parte del equipo y participantes de la tercera edición de “Material sensible” . © Núria Prieto

Material sensible” es un proyecto complejo, y creo que muy valiente, que ya ha cumplido su 3ª edición, del área educativa de Photographic Social Vision, desarrollado en colaboración con la Fundación Vicki Bernadet, entidad que ofrece atención integral, prevención y sensibilización acerca del abuso sexual en la infancia (al final de este texto podéis encontrar más información de ambas instituciones, que han aportado la información de este artículo).

Mireia Plans y Alice Monteil, especialistas en fotografía participativa del Área de Educación de Photographic Social Vision, junto con la psicóloga Núria Grau de la Fundación Vicki Bernadet, han acompañado a estos hombres y mujeres durante más de medio año en su proceso de recuperación para ofrecer, como la propia organización explica: “la fotografía como una herramienta que pueda ayudarles a darse cuenta del bucle que los sitúa como víctimas y puedan volver a verse de nuevo como protagonistas de sus propias vidas”.

Obra de la exposición Material Sensible. Foto: Esther González Ruiz

Me explican también que Material Sensible: “arranca el 2017 con una metodología propia: las sesiones se suceden a lo largo de seis meses, alternando el aprendizaje del lenguaje visual con aspectos psicológicos y emocionales, incluyendo el visionado de autores contemporáneos, dinámicas de creación visual, espacios de diálogo en grupo y acompañamiento personalizado tanto terapéutico como artístico para la realización de relatos en primera persona”.

Este es un claro ejemplo de que hay ámbitos y prácticas dentro de la fotografía que creo que trascienden al propio medio y que nos humanizan un poco más a todos. Yo conocí Material sensible por Mireia Plans, cuando ambas trabajábamos en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona. Gracias a este proyecto y a otros de fotografía participativa con colectivos vulnerables, entiendo mejor el potencial de la fotografía.

Obra de la exposición Material Sensible. Foto: Luis Barona Garcia

En este caso, la semilla estuvo en el reportaje «Romper el silencio», realizado por ambas entidades y publicado en 2002 en el Magazine de La Vanguardia, en el cual personas que habían sufrido ASI (Abuso Sexual infantil) compartían públicamente sus experiencias. Como explican los organizadores: “De su impacto positivo y de la colaboración prolongada entre las dos fundaciones, acaba surgiendo esta iniciativa de fotografía participativa como medio de expresión y creación para que las personas que forman parte puedan explicar sus propias historias y enriquecer su proceso de recuperación”.

Coincido plenamente con la visión de las instituciones organizadoras cuando explican: “El poder transformador de la fotografía reside en la capacidad del lenguaje simbólico para expresar sensaciones de forma sutil y evocadora, para establecer un puente entre el consciente y el inconsciente, para desbloquear emociones silenciadas y experiencias nunca verbalizadas. Ser capaz de sacar las imágenes de tu interior y verlas desde fuera permite ganar distancia con los hechos”. Por mi experiencia en ámbitos de la representación del dolor y del sufrimiento… con frecuencia es complicado verbalizar, poner palabras a este tipo de vivencias, mientras que las imágenes pueden llegar a funcionar como mediadoras e incluso catalizadoras de una necesidad de comunicación que creo que es intrínseca al ser humano.

Obra de la exposición Material Sensible. Foto: NN

Como Photographic Social Vision explica: “Se trata de un proyecto participativo de creación fotográfica con personas que han sufrido abusos sexuales en la infancia, en el que utilizan la fotografía como medio de expresión, recuperación y denuncia”. No creo que sea tan sencillo como puede parecer esta explicación, dado que a lo largo del proceso, según se explica en la hoja de sala de la exposición: “participantes de este proyecto hablan de silencio, culpa o desconfianza. Secuelas físicas o relaciones desequilibradas. Atreverse a revelar aquello que ha sucedido y compartirlo. Sentir alivio al dar voz a las propias emociones, o gratitud cuando se obtiene comprensión y acompañamiento. Bregar con un dolor y una rabia inagotables; tristeza y nostalgia insondables. Hacer luto por la infancia irrecuperable. Reconocer el abuso y a quien abusó. Reconocerse como víctimas”.

No sé qué parte del proceso puede ser más terrible y en cuál se ha de hacer más acopio de valor o se necesita más apoyo. Imagino que a todo esto se ha de sumar la incomprensión de muchas personas… así que desde este pequeño espacio: gracias a todas/os las/os artistas. Me produce una gran admiración que, en un momento en el que escuchamos hablar de violencia a todas horas, este grupo de personas que han pasado por situaciones tan complicadas y han vivido con tanto sufrimiento sean capaces de transformar el dolor y el miedo en arte. Y me quito también el sombrero porque todas las imágenes que he visto de este proyecto trabajan desde el respeto y la honestidad, lejos de esa alargada sombra del morbo que siempre nos acecha a los que trabajamos en estos ámbitos complejos del sufrimiento humano. Felicidades a todas y todos: no sé en qué momento estáis en vuestro camino, pero sé lo que cuesta procesar creativamente este tipo de experiencias y creo que es profundamente admirable lo que habéis conseguido y la generosidad con la que lo compartís.

Obra de la exposición Material Sensible. Foto: Karyna Pozzatti Past

Creo que es un proyecto complejo, complicado, valiente, muy interesante y un claro ejemplo del potencial transformador, terapéutico y social de la fotografía. Para mí, visitar la exposición en La Casa Elizalde en el mes de mayo fue una experiencia muy enriquecedora. La fundación indica que esta muestra “supone un paso adelante en su proceso terapéutico y resulta fundamental para sensibilizar a la sociedad acerca de la grave problemática del abuso sexual a menores”. Efectivamente, creo que la visibilización de las imágenes resultantes de este proyecto es una vía muy interesante de concienciación y sensibilización. En mi caso, al menos, así lo fue. Me hizo reflexionar mucho sobre la valentía de esas personas que se enfrentan a experiencias tan fuertes con una cámara, que consiguen convertir en imágenes su dolor, su experiencia, su historia… y que además lo exponen públicamente para dar visibilidad a algo que la sociedad suele silenciar: su relato.

Obra de la exposición Material Sensible. Foto: Paola Vanegas

Un relato que, como puede verse por las imágenes que comparto junto a este texto, es tan diverso como sus participantes. De este modo, encontramos metáforas, abstracciones… músculo y tatuajes que dan muestra de fuerza y de voluntad de seguir adelante, gritos y movimiento que nos emocionan porque nos punzan allá donde el inconsciente reconoce el sufrimiento, sombras y luces evocadoras en puertas y ventanas que a veces no nos protegen sino que abren paso a nuestros mayores miedos, muñequitos tiernos silenciados y atravesados metafóricamente por fuerzas oscuras, heridas en los caminos que nos remiten a otras brechas igual de oscuras y seguramente más profundas… pero también hay color y luz en una flor que se impone entre las sombras de los retratos seguramente familiares.

Obra de la exposición Material Sensible. Foto: Abel Parra Sorribas

Porque cada uno de los participantes en este proyecto tiene una voz propia que expresa con creatividad y recursos diferentes. Y eso es lo maravilloso de este proyecto: poder mirar a través de sus ojos lo que quieren compartir con nosotros y crecer con ellos. Porque creo firmemente que las imágenes autorreferenciales del dolor, del sufrimiento, son un territorio necesario para trabajar la empatía, para conectar con las experiencias de los demás, para comprendernos mejor los unos a los otros y, sobre todo, para comunicarnos. Por eso es tan importante el trabajo que estos ocho artistas hacen a través de sus imágenes, porque no solamente se ayudan a sí mismos a procesar el dolor sino que nos ayudan a los demás a comprender mejor el dolor propio y el ajeno. Ojalá existan más entornos seguros como este en el que todas/os podamos empatizar, emocionarnos e identifcarnos con las historias de los demás: compartamos o no las mismas experiencias porque considero que estas son las exposiciones necesarias… las que nos hacen crecer e involucrarnos como seres humanos tanto a los autores como a los espectadores.

Porque finalmente, como dice también el texto de sala de la exposición: “la circunstancia de víctima no
define quiénes son, ni tiene que determinar el resto de sus vidas. Trabajar la autoaceptación; concederse valor y dignidad. Tratar de asumir la experiencia sin que atormente. Anhelar la sanación definitiva. Recuperar la esperanza. Desear ayudar otras víctimas. Luchar porque nadie más pase por el mismo… Cada caso de abuso es diferente
y tiene consecuencias mucho más allá de la vivencia inicial. Por lo tanto, puede dar lugar a particulares etapas y obstáculos, cambios o descubrimientos”.

Me planteo también la delicadeza del trabajo de personas como Mireia que se ponen ante este tipo de talleres, de experiencias fotográficas, de manera vocacional (porque en estos temas no entra nadie por fama o por dinero). Mis respetos y mi admiración a participantes, equipo y organizadores. También a la Casa Elizalde, por atreverse a dar voz a un tema tan silenciado e incomprendido.

Obra de la exposición Material Sensible. Foto: Priscilla Barbosa

Por otro lado, la pandemia tiene cosas muy malas, como que no podamos vernos mucho (o nada) pero otras muy buenas, como que el acto de inauguración/presentación de la exposición se transmitiera por YouTube y ahora esté disponible para todo aquel que lo quiera ver en el canal de YouTube de La Casa Elizalde. Aquí os lo dejo para que podáis ver los trabajos, escuchar a los protagonistas y descubrir este proyecto, que creo que es muy interesante.

El abuso sexual infantil, un problema de salud pública

Los datos que me envían desde la organización se me quedan clavados en el alma:

  • 1 de cada 5 niños y niñas sufre algún tipo de abuso sexual infantil antes de los 17 años.
  • De estos, un 60% nunca recibirá ningún tipo de ayuda 
  • El 90% no dirá nada hasta la edad adulta.
  • Entre el 80% y el 85% de los abusos sexuales infantiles se producen en el entorno de confianza (familiares, educadores, monitores y, en definitiva, adultos que ejercen un estatus de poder y proximidad ante el niño).
  • De este porcentaje, entre el 65% y el 70% son casos dentro de la familia.

Sumemos a todas estas cifras, ya de por sí alarmantes, que estamos hablando de menores de edad que no cuentan con los recursos necesarios ni para defenderse ni para pedir ayuda. Son los adultos de su entorno (o sea: nosotros) los que deberían dar la alarma, los que deberían cuidarlos.

Cito textualmente la información que me envían desde la organización: “El abuso sexual infantil es, por lo tanto, un problema de salud pública que requiere una atención especializada y, sobre todo, una toma de conciencia por parte de toda la sociedad. El abuso sexual infantil es, en la mayoría de los casos, una experiencia traumática que interfiere en el adecuado desarrollo de la víctima y repercute negativamente en su estado físico y psíquico. Las consecuencias psicológicas que acompañan esta vivencia son frecuentes y diversas, tanto aquellas que se producen en la infancia como las que perduran en la edad adulta, y no solo afectan a la víctima y a su entorno, sino a toda la sociedad. Es fundamental una colaboración solidaria y comprometida, con el objetivo de mostrar esta lacra social, con la intención de activar conciencias responsables y andar juntos hacia un futuro libre de abusos sexuales infantiles”.


Fundación Vicki Bernadet

Entidad de referencia en la atención integral, prevención y sensibilización de los abusos sexuales a menores cometidos en el ámbito familiar y el torno de confianza del niño o niña. La entidad, que trabaja en este ámbito desde el 1997, ofrece a las víctimas sus servicios jurídicos y terapéuticos en las comunidades de Cataluña y Aragón, desde su sede en Barcelona y la delegación de Zaragoza. También ofrece formación a profesionales y desarrolla actuaciones de comunicación y sensibilización, con el objetivo de construir una sociedad sin abuso sexual infantil.


Fundación Photographic Social Vision

A lo largo de sus 20 años de historia, la Fundación Photographic Social Vision, entidad comprometida con divulgar el valor social de la fotografía documental, ha llevado a cabo múltiples proyectos participativos que utilizan la fotografía como herramienta de creación, expresión, transformación personal e inclusión social con colectivos socialmente vulnerables.

Por otro lado, la Fundación organiza actividades de difusión del fotoperiodismo, como por ejemplo la exposición World Press Photo en Barcelona; y da a conocer el legado de archivos fotográficos como los de Joana Biarnés, Jacques Léonard, Oriol Maspons, Leopoldo Pomés, Mey Rahola, Joaquín Tusquets o Isabel Azkarate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .