Mi experiencia en Harvard… y la deprimente vuelta a la universidad catalana


Hola a todos,

¿Cómo seguís? Por aquí, en Barcelona, corren tiempos complicados que nos tienen a todos con la cabeza en otro lado. Pero hace siglos que no escribía en este blog y creo que ya va siendo hora de contaros, tal y como muchos me habéis pedido, por qué me fui a Harvard, qué tal me fue por allá y qué tal ha sido el regreso.

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.09.04
Imagen compartida en Instagram el 18 de abril (2017) con el comentario: “Final de un día lleno de papeleos varios. Nuevo carnet de universidad para la colección… y nuevo reto personal: 3 meses dedicados únicamente a la investigación. ¡Increíble!”

En primer lugar, gracias a todos los que os habéis interesado por mí y por todo lo que me está sucediendo. En segundo lugar… en Harvard me fue muy bien pero el regreso ha sido muy, muy, muy duro: este no es país para investigadores ni para profesores universitarios. Mientras estás dentro de la precarización y el pluriempleo absolutamente agotador en los que nos vemos inmersos, no eres tan consciente del infierno que vives.

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.34.11
Mi lugar de trabajo en Harvard. Imagen compartida en Instagram el 27 de abril (2017)

Pero cuando sales de aquí y te integras en una de las cunas de la investigación y la vida académica, te das cuenta de que lo que estás haciendo no tiene ningún sentido y de lo que podrías llegar a hacer si tuvieras el tiempo, los contactos y los medios para llevar a cabo en condiciones tu trabajo. Voy a llorar con sólo pensarlo.

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.04.16
Imagen que capta el momento de enviar una de las solicitudes realizadas últimamente, compartida en Instagram el 19 de septiembre.

El resultado más importante de mi estancia de tres meses en Harvard ha sido que a mi vuelta estoy buscando trabajo tras comprobar que no se me estabiliza en ninguna de las universidades catalanas en las que estoy a pesar de mis múltiples acreditaciones y CV, y que tampoco puedo dar continuidad a nuestro proyecto de investigación porque NO TENGO EL CONTRATO ADECUADO para poder optar a ninguna convocatoria y yo no pienso regalarle mi/nuestro proyecto a nadie para poder continuar (sí, se me ha sugerido que otro firme nuestro proyecto para que nos puedan financiar: sin vergüenza alguna de decirlo por escrito incluso). Así que para poder investigar, escribir y crear en condiciones: me voy allá donde se me quiera, se me permita dar clase e investigar con unos mínimos de calidad, y se me considere laboral/salarialmente en concordancia con mi CV. Se aceptan propuestas 😉

Pero dejemos este tema, que me caliento y terminaré estallando… y aún soy capaz de tomarme con humor llevar 2 meses dedicando todos mis ratos libres a preparar solicitudes en inglés para volver a emigrar mientras veo noticias de políticos corruptos y de referendums y campañas de prensa internacionales que imagino con qué dinero se han financiado y por qué no queda para hacernos a nosotros unos contratos dignos. A mí, lo siento mucho, no hay bandera que me emocione. Eso sí, si mi contrato en la universidad pública catalana, tras 10 años de contratos anuales que creo que a partir del segundo son ilegales (ya me importa muy poquito todo, como podéis observar), subiera de los 450 euros al mes: creo que se me saltarían las lágrimas (para más información sobre el maravilloso mundo del profesor asociado en este país podéis leer: SALDO NACIONAL: excelentes profesores universitarios por sueldos miserables que por cierto se está convirtiendo en una de las entradas más leídas de este blog).

 

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.12.28.png
Imagen de una charla del Prof. Arthur Kleinman y Paul Farmer compartida en Instagram el 19 de abril (2017) con el comentario: “Asisto a una charla para estudiantes de grado en Harvard y pienso que estoy en otro mundo… pero alzo la vista y sigo estando bajo el mismo cielo. Eso sí, Divinity Avenue parece tener conexión directa entre lo humano y lo divino, y nunca mejor dicho por los temas de la charla y el lugar en el que ésta se ha producido.”

Mi estancia de investigación de 3 meses en Harvard la realicé como IP del Proyecto de investigación “Compartiendo el dolor y el duelo online: la imagen digital autorreferencial de la enfermedad y la muerte como elemento de desestigmatización, conexión, visibilización y copresencia”, que está financiado por las Ayudas Fundación BBVA a Equipos de Investigación Científica (2015-2017).

Un proyecto que, como siempre digo, elaboré y co-dirijo con Montse Morcate.

Para mí fue una gran sorpresa y un honor que alguien del nivel del Prof. Arthur Kleinman me aceptara para esa estancia y encontrarme al llegar en el Centro de Investigación de Antropología Médica, dentro del Departamento de Antropología de la Universidad de Harvard. Arthur Kleinman es “Esther and Sidney Rabb Professor of Anthropology, Professor of Medical Anthropology in Social Medicine y Professor of Psychiatry, Harvard Medical School”. Me impresionaba mucho, siendo “de foto” o de “humanidades” de universidades españolas, ir a investigar con médicos y antropólogos en Harvard pero la experiencia ha sido fantástica. He aprendido mucho y, aunque no puedo adelantar contenidos… espero poder publicar pronto parte de mis resultados.

 

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.18.56
Imagen compartida en Instagram el 21 de abril (2017) con el comentario: “Hay momentos en la vida en los que te hubiera encantado que alguien te invitara a un café… porque las cosas buenas, como las malas, es necesario compartirlas. Pero a los que somos ratones de biblioteca, se nos alegra el alma sencillamente entrando en una librería… y más si es como ésta. Estoy aquí para trabajar con Arthur Kleinman, que ya me ha puesto “deberes”, me ha regalado un libro… y me ha hecho ilusión comprarme otro en la librería de la universidad”.

 

Más información sobre el Prof. Kleinman, sacada en inglés de la web del Departamento de Antropología de Harvard:

Arthur Kleinman (born March 11, 1941), a physician and anthropologist, is now in his 42nd year at Harvard. A graduate of Stanford University and Stanford Medical School, with a master’s degree in social anthropology from Harvard and trained in psychiatry at the Massachusetts General Hospital, Kleinman is a leading figure in several fields, including medical anthropology, cultural psychiatry, global health, social medicine, and medical humanities. A China scholar, since 1978, he has conducted research in China, and in Taiwan from 1969 until 1978.

(…)
Arthur Kleinman has published six single authored books including Patients and Healers in the Context of CultureSocial Origins of Distress and Disease: Depression, Neurasthenia and Pain in Modern China; Rethinking Psychiatry; The Illness NarrativesWriting at the Margin; and What Really Matters. His four co-authored books include Reimagining Global HealthA Passion for Society: How We Think about Human Suffering; and Deep China: The Moral Life of the Person. He has also co-edited books on culture and depression; SARS in China; world mental health; suicide; placebos; AIDS in China; and the relationship of anthropology to philosophy (The Ground Between: Anthropologists Engage Philosophy).

¿Por qué trabajar con él? Porque me interesaba su visión sobre las narrativas de la enfermedad y sobre el estigma. Gracias a su sabiduría enciclopédica y su gran calidad intelectual, me fue aconsejando lecturas, términos e ideas que ir rumiando y repensando y que creo que darán mayor profundidad y dimensión a mi trabajo sobre las narrativas visuales autorreferenciales de la enfermedad. Sólo espero poder ponerme a ello en cuanto termine con el proyecto en noviembre (¡¡¡¡ya casi terminamos!!!).

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.53.25.png
Museo de antropología, Harvard. Imagen publicada en Instagram el 22 de junio (2017) con el comentario: “Y hoy, en la celebración del solsticio de verano… pues si: más museos…”

La generosidad del Prof. Kleinman hizo que aprovechara mucho mis tres meses en la universidad, disfrutando de unas bibliotecas increíbles con unos fondos alucinantes (libros, fotografías, películas…), del contacto e intercambio con profesores e investigadores de alto nivel y de otros investigadores post-doctorales que también estaban allí de estancia. Me reuní con numerosos bibliotecarios que me facilitaron mi búsqueda de referencias y me enseñaron cómo buscar en sus bases: mi más sincero agradecimiento a todos ellos. Especialmente fructíferos fueron los encuentros con la brillante Anne-Marie EzeDirectora de Scholarly and Public Programs de la Houghton Library, con la que surgieron también nuevas ideas en las que seguir investigando. Dentro del Departamento de Antropología también debo mencionar a todo el personal que me hizo más fáciles los trámites de mi estancia, especialmente a la asistente del Prof. Kleinman: Linda S. Thomas, y a Chris Paul que fue mi ángel de la guarda en aquel lugar.

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.55.32.png
Imagen compartida el 22 de junio (2017) con el comentario: “Sábado de charla (excelente) sobre una exposición de fotografías titulada: Memory Unearthed . The Lodz Ghetto Photographs of Henryk Ross… y día en el museo. Paz para el espíritu”.

Muy interesante fue también poder conversar y acudir a algunas de las sesiones de verano de Omar Sultan Haque (ayudante del Prof. Kleinman: Department of Global Health & Social Medicine; Program in Psychiatry & Law; Harvard Medical School; UNESCO Chair in Bioethics). El me recomendó una estupenda charla que hubo entorno a la exposición Memory Unearthed . The Lodz Ghetto Photographs of Henryk Ross. También fueron muy enriquecedores los intercambios con colegas con los que coincidí durante nuestras estancias, como la Dra. Bianca Brijnath (Senior Research Fellow in the School of Occupational Therapy and Social Work at Curtin University and an Adjunct Senior Research Fellow at the Department of General Practice at Monas University). Su educación es en cuidados primarios, salud pública y antropología médica y su especialidad en investigación es salud mental en contextos de cuidados primeros y basados en la comunidad. Con ella compartí el centro de investigación durante mis primeras dos semanas. O Annemarie Samuels, profesora asistente en el Leiden Institute of Cultural Anthropology and Development Sociology. Su investigación y experiencia se centra en Indonesia, también vinculada con temas de narrativas, cuidado moral, SIDA/VIH, fenomenología y antropología médica. Nuestros cafés fueron siempre muy, muy, muy interesantes.

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.21.46
Imagen compartida en Instagram con el comentario: “Todo un día de aventuras: malita, se han perdido dos conductores que me llevaban de camino, el proyector se ha vuelto loco con mi presentación (como varios GPS y mi móvil durante el día)… pero el panel ha ido bien, muy interesante. Estoy muy contenta de haber formado parte de este simposio sobre metodologías de investigación. Seguimos avanzando por buen camino… ya veremos a dónde nos lleva”.

Por otro lado, la estancia en la universidad me dio la oportunidad de conocer en persona a Kiara Alvarez, con quien había entrado en contacto previamente por nuestro mutuo interés en el Photovoice (Fotovoz) y ella me puso en contacto con la Dra. Margarita Alegria (Professor, Departments of Medicine & Psychiatry, Harvard Medical School; Chief, Disparities Research Unit, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital), que me invitó a alguna de las sesiones de trabajo de uno de sus proyectos en el que usan el “Photovoice”: muy interesante. Posteriormente también conocí a la Dra. Dharma E. Cortés, consultora e investigadora independiente, que me invitó a participar en el panel Quantitative and Ethnographic Methods dentro del symposium “Applying Long-standing and Emergent Research Methods in Interdisciplinary Health Research”, junto a Kiara Alvarez, realizado en la Universidad de Boston el 13 de julio financiado por la Robert Wood Johnson Foundation’s, dentro de su programa New Connections. Podéis imaginar que todo esto para alguien como yo es pura adrenalina.

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 2.00.31
Imagen compartida el 30 de abril (2017) en Instagram con el comentario: “Caminando hacia la luz, por los senderos de la sabiduría…”

Otra de las oportunidades más interesantes que tuve fue conocer a Lisa M. Wong, MD co-directora asistente del Arts and Humanities Initiative de la Harvard Medical School. Lisa Wong se reunió conmigo, me dio ideas maravillosas, me presentó a mucha gente y me invitó a una velada increíble en una casa hermosísima y llena de arte en la que se reunían los miembros de esa iniciativa por las artes y las humanidades en la que tuve la oportunidad de conocer a personas del nivel de la Dra. Sandra L. Bertman (conocida tanatóloga  que usa las artes y las humanidades para promover la educación de la muerte para el personal médico y el público general) o Arlene M. Katz (Lecturer on Global Health and Social Medicine, Harvard) con la que a partir de ese momento compartí varios cafés y conversaciones increíbles sobre las relaciones entre la fotografía y la medicina…  qué puedo decir: mujeres y hombres todos ellos impresionantes que me abrieron los ojos a muchos temas y conexiones que hicieron de mi estancia una experiencia inolvidable que redimensionó mi trabajo.

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.24.36
Imagen compartida en Instagram el 6 de julio (2017) con el comentario: “Mañana de txirimiri en Princeton… parece que haya viajado en realidad a un campus británico.”

 

 

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.27.21
Imagen compartida en Instagram el 7 de julio con el comentario: “Últimamente me citan en lugares peculiares… hoy mi viernes en NY comienza en urgencias sin que me duela nada 😂😂😂 Esperando para ver a Rita Charon”.

También pasé por la Universidad de Princeton, donde pude reunirme con Angel Loureiro a quien no veía desde que él fue parte de mi tribunal de tesis doctoral. Mi visita a Nueva York me permitió pasar por la Universidad de Columbia, donde tuve una interesantísima conversación con Rita Charon.

Decidí regresar a Nueva York para encontrarme con la artista y profesora de la Universidad de Nueva York, Lorie Novak a quien ya conocía de una de mis anteriores visitas a Nueva York y en el International Museum me citó la artista Eva Davidova, a quien conocí en Barcelona hace muchos años, que me descubrió la obra de Carol Rama… y no sigo pero hubo más personas y descubrimientos increíbles.

Por otro lado, también he de agradecer a Montse Morcate que me pusiera en contacto con Anabel Vázquez Rodríguez, artista, curadora y Directora de la Leica Gallery de Boston. Anabel fue mi guía en el mundo del arte y la fotografía en Boston y gracias a ella descubrí, por ejemplo, la exposición de Olivia Parker que dio pie a una entrevista para mi investigación y a esta entrada en este blog: Fotografía y Alzheimer: Vanishing in Plain Sight, de Olivia Parker.

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.40.18.png
Imagen compartida en Instagram el día 5 de mayo (2017) con el comentario: “La segunda inauguración de la tarde, un fantástico proyecto sobre #Alzheimer de #oliviaparker en la #robertkleingallery de #Boston“.

Me dejo a muchas personas y muchas cosas, pero esto sería ilegible si lo contara todo. Como que un día estuve en una conferencia de Mark Zuckerberg (creador de Facebook y ex-alumno de Harvard) en el Commencement Day de la universidad,  o que hay unos museos maravillosos en los que se conservan cosas increíbles como una colección de flores de cristal…

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.43.51
Imagen compartida el día 26 de mayo (2017) en instagram con el comentario: “Pero la lluvia ha merecido la pena por escuchar al invitado especial: Mark Zuckerberg, “Harvard’s featured speaker during its Afternoon Program on Commencement Day””.
Captura de pantalla 2017-10-09 a las 1.47.34
Imagen compartida en Instagram el 26 de agosto (2017) con el comentario: “Nuestro poster científico en la sesión de ayer del Visual science of art conference (VSAC), con la caricatura que nos hizo Sebastian Lörscher para el “visual protocol” de este año de la VSAC”.

Como veis, la estancia en Cambridge (Harvard está en una ciudad llamada Cambridge, que está al lado de Boston) fue muy interesante y fructífera, dio mucho de sí… y el regreso fue complicado porque aquí me esperaba mucho más trabajo y llevo “apagando incendios” desde que volví: incluyendo otra conferencia a la que fuimos a finales de agosto en Berlín, hasta donde nos fuimos Montse Morcate y yo a presentar el proyecto.

Estoy segura de que me dejo cosas: muchas e igualmente interesantes, pero no quiero extenderme más.

Disculpad que haya tardado tanto en dar señales de vida. En los próximos días os cuento los proyectos que nos esperan estas semanas que vienen… que van a ser un “no parar” y muy, muy, muy interesantes. Y tengo pendiente hablaros de unas exposiciones que han tenido lugar durante este tiempo y que me parece importante recoger en este espacio.

Un abrazo a todos: mañana sigo.

 

 

Anuncios

6 comentarios sobre “Mi experiencia en Harvard… y la deprimente vuelta a la universidad catalana

  1. Qué interesante y qué sensación de injusticia respecto a tu Proyecto y tu esfuerzo. Pero no puedo negar que he disfrutado la narración de tu estadía en Harvard, el descubrimiento (personal) de Especialidades como el de “Tanatóloga” y las exposisiones vinculadas al alzheimer, los museos, las bibliotecas, etc. Y gracias por publicar nuevamente.

  2. Me encanta ver que sigues al pie del cañón y que estas moviendo por el mundo, cosa que no me extraña ya que como remarcas es insultante lo poco que os pagan como profesores… Lamento pensar que habrá gente que perderá la oportunidad de tenerte como profesora como yo que pude disfrutar de tenerte como docente e incluso tutora de tfg, pero también entenderé que como tantos otros acabes por dejar un país de bar y fútbol…
    Ánimo con tú /vuestro proyecto y disfruta de lo que venga, ^^

  3. Rebeca no desesperes ni te desanimes!!
    Hace bastante tiempo, cuando me estaba preparando para marchar a USA con una beca para hacer un postdoc, recibí un libro azul con información de todo tipo muy interesante. Entre todo ello había dos capítulos que me impactaron en su momento por mi absoluto desconocimiento, uno se titulaba “El choque cultural” y el otro “El choque cultural inverso”. Ambos explicaban diferencias culturales entre los dos paises y cómo hacer frente a los cambios que suponía el viaje en un sentido y en el otro. El librito azul me resultó enormemente útil.
    Muy interesante todo lo que cuentas!!

    1. Ja, ja, ja. Qué bueno eso del libro azul. Yo no recibí un libro azul, pero he estado ya varias veces en los EE.UU. para estudiar o para vivir con familias… y el choque cultural lo sufrí varias veces. Esta vez fue un huracán pero no de diferencias culturales sino del desierto sin oasis que tenemos en el mundo académico y de investigación, al menos en mi área en este país. Ya fui emigrante durante cuatro años cuando tenía 22 y no quería volver a serlo pero al parecer no hay muchas más opciones… Gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s