Etiquetas

,


Acaba de salir otro número de la revista digital IMPRESIONES, esta vez el número 4 dedicado a Xavier Ribas, con texto introductorio de David Campany. Os recuerdo que esta revista es un proyecto de la Fundació Foto Colectania (que cuenta con la ayuda de acción y promoción cultural del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte) que dedica números monográficos a la obra de fotógrafos españoles contemporáneos que se acompaña de una breve introducción de otro reputado fotógrafo internacional.

Como por las visitas veo que os gustó la anterior entrada sobre esta revista (IMPRESIONES: revista monográfica en Internet sobre fotógrafos españoles) y que muchos de vosotros las visitásteis… aquí os dejo este número para que podáis también mirarlo y algunos datos sobre Xavier Ribas y su trabajo seguramente más conocido: Domingos.

Xavier Ribas (Barcelona, 1960) es un fotógrafo que estudió antropología social y fotografía documental. Su vida laboral está a caballo entre Barcelona e Inglaterra, y es especialmente conocido por documentar procesos de transformación de las ciudades.

Sus puntos de interés son los espacios públicos, la memoria, el tiempo libre… y sobre todo aquellos lugares en los que todos estos ámbitos se encuentran. Precisamente en el cruce de todos estos temas están sus imágenes seguramente más conocidas: las de su trabajo Domingos (1994-1997). Las fotografías de este proyecto fueron realizadas los domingos de los años noventa en los lugares de asueto, de encuentro o esparcimiento de Barcelona.

Portada del libro SANTUARIO / SANCTUARY, Xavier Ribas,  Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 2005

Portada del libro SANTUARIO / SANCTUARY, Xavier Ribas, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 2005 ISBN 84-252-2040-8

En la presentación de este número de IMPRESIONES se destaca esta cita de D. Campany:

La felicidad que alcanza el fotógrafo en esos espacios (y, por ende, quien contempla sus fotografías) es siempre provisional, a menudo politizada e inevitablemente agridulce. En los años transcurridos desde que Xavier Ribas realizara las fotografías de Domingos, muchos de estos lugares han cambiado y todavía habrán de seguir haciéndolo. Domingos podría haber empezado como una crónica, incluso como una intervención. Ahora constituye un archivo de gran valor”                            David Campany

Domingos es, por tanto, un trabajo muy curioso que habla no sólo del tiempo libre de las familias barcelonesas (seguramente mayoritariamente de los emigrantes que residían en la ciudad), sino que también refleja lo que se han llamado “espacios residuales” y que podrían también denominarse periferias. Es decir, que Ribas en estas imágenes retrataba las sobremesas familiares, los juegos, las siestas, los paseos, las comidas al aire libre… que los domingos tenían lugar en descampados y polígonos, en zonas aún sin urbanizar. Quizás el interés de estas fotografías resida en la paradoja que se produce por el choque entre lo familiar, lo supuestamente íntimo o personal, y su contextualización no sólo en el espacio público sino en un ámbito sin urbanizar pero lejos de las idílicas estampas del romanticismo y más cercanos a la estética de Mad Max, de las eras post-industriales o, quizás, postapocalípticas exagerando un poco (o bastante… ja, ja, ja).

Seguramente es la mirada del antropólogo la que supo encontrar esos lugares a mitad de camino entre lo natural y lo urbanizado. Lugares, como los descampados, en los que la maquinaria de codificación urbana aún no ha entrado del todo y por tanto aún no ha materializado su regulación o su dedicación a determinados usos que generan indefectiblemente ciertas dinámicas sociales. Los espacios yermos de urbanización latente se convierten en paraísos para la convivencia social que los incorpora a sus prácticas lúdicas dominicales sin prejuicios ni miedos. De este modo, el autor juega con lo visibilizado o invisibilizado por las arqueologías urbanas (algo que también está muy de moda en los trabajos sobre paisaje urbano de los últimos años), la historia y la memoria, los puntos de encuentro entre naturaleza y urbanismo, entre lo público y lo privado. Puede ser interesante, para comprender el punto de vista de Ribas en este asunto, la lectura de su texto “Perfecta distracción“, disponible en pdf en Internet.

Cito aquí su párrafo final:

“Se puede argumentar que la ocupación de estos espacios responde a una situación desesperada. O, como escribe Albert Camus en El primer hombre, que a los pobres les toca vivir eternamente rodeados de nombres (y espacios) comunes. Sin embargo, visitando las ‘catedrales’ del ocio organizado, como Isla Fantasía, Port Aventura o Montigalà, he encontrado más placidez en los solares adyacentes convertidos en improvisados comedores de domingo que en su interior. Da la impresión que detrás de esta improvisación hay más de voluntad que de accidente. Es posible, entonces, que el interés por estos espacios sea más bien el resultado de la toma de conciencia de que la periferia es un espacio de libertad. O dicho de otro modo, que la libertad solamente puede surgir en un espacio residual y que, por lo tanto, puede dar una imagen desoladora”.
© Xavier Ribas (1998)
Anuncios