FACE REALITY: World Press Photo 2013 y la polémica hecha foto


Captura de pantalla de la web del CCCB sobre la exposición
Captura de pantalla de la web del CCCB sobre la exposición

Dentro de unos días, el día 6 de noviembre, se inaugurará la novena edición de la exposición del World Press Photo en Barcelona, con el lema “Face Reality”, organizada por la Fundación Photographic Social Vision y el CCCB. Una edición que ha llegado precedida por una polémica entorno a la imagen a representar en el cartel que comentaré más abajo porque el tema me dejó “alucinada” cuando lo leí y, como no pude decir entonces lo que pensaba por falta de tiempo… pues lo digo ahora con motivo de la inauguración de la exposición.

Los datos “fríos” son que en esta ocasión podrán verse las 143 imágenes ganadoras del conocido premio internacional de fotoperiodismo que gira en torno a 8 categorías: noticias de actualidad, temas de actualidad, temas contemporáneos, vida cotidiana, retratos en el entorno, retratos, naturaleza y deportes. Como todos los años, yo recomiendo encarecidamente asistir a ver esta exposición porque creo que suele ser una buena representación de lo que se está haciendo en el fotoperiodismo internacional, además de tomarle el pulso a un año de noticias de un modo muy ilustrativo y si se va en compañía… suele ser del tipo de exposiciones que no sólo gustan a todos los públicos sino que también suele dar tema para hablar después tranquilamente frente a un buen café.

En esta edición, además, podremos ver las fotografías de 3 españoles que han ganado alguno de estos premios: Bernat Armangué, Emilio Morenatti y Daniel Ochoa de Olza. Por otro lado, parece que el CCCB será el único centro español que mostrará los trabajos ganadores de la categoría de Multimedia que se creó en 2011 y tiene otros dos españoles premiados: Pep Bonet y Miquel Dewever-Plana.

Este año se ofrecen también una serie de actividades para profesionales que copio al final de esta entrada.

Con «FACE REALITY», la organización y cito textualmente la página del CCCB:

invita a los visitantes a testimoniar, sin censura ni manipulaciones, el estado del mundo, y nos enfrenta a la realidad global y local para poder reflexionar acerca de nuestros puntos de vista y ampliarlos. Como cada año, las imágenes premiadas nos informarán, emocionarán e interrogarán, convirtiendo World Press Photo en una cita ineludible para cualquier ciudadano que quiera estar mejor informado

Por favor ten esta cita en mente mientras lees lo que viene a continuación..

LA POLÉMICA

Más allá del agradecimiento a la organización por volver a darnos la oportunidad de ver una exposición que mis alumnos (como tantos otros) disfrutan muchísimo todos los años, no puedo quedarme callada ante lo que considero un sinsentido, una incongruencia… pero de las peligrosas… y más teniendo en cuenta el título/lema elegido y la cita que acabo de copiar.

Me explico.

© Daniel Ochoa de Olza. 2012
© Daniel Ochoa de Olza. 2012

La imagen que tenéis sobre estas líneas era la que en principio se proponía para el cartel precisamente de un lema tan explícito como «FACE REALITY»: la del torero Juan José Padilla, del fotógrafo Daniel Ochoa de Olza. Hasta aquí, todo bien… pero al parecer, como la exposición se realiza en el CCCB, el consistorio tiene poder de decisión sobre ciertos temas y quiso retirar la fotografía del torero de la difusión pública. Se comenta en los medios que tuvo algo que ver el hecho de que Barcelona sea una ciudad “antitaurina”. ¡¡¡En este punto de la historia… ME SALTAN TODAS LAS ALARMAS!!!

Vaya por delante que sólo he estado una vez en mi vida en una plaza de toros y que dudo mucho que me vuelvan a ver por allí, pero no creo, ni apoyo, ni defiendo la censura o la mojigatez (no sé qué me da más miedo). ¿Qué quiere decir que se retira una imagen de una exposición internacional de FOTOPERIODISMO que ha ganado un premio porque alguien esté en contra de aquello representado en la foto? Analicémoslo por partes porque esto tiene bastante miga. Porque yo, que defiendo la libertad de prensa, de expresión y de credos y de todo lo defendible… también puedo decir que estoy en contra de muchas cosas: como la violencia de cualquier tipo o la exposición constante de cuerpos imposibles que marcan cánones de belleza peligrosísimos y que tengo que ver a todas horas en todas partes sin que ningún consistorio haya tomado, creo yo, cartas en el asunto. Pero como muy bien expresa el lema de esta muestra, «FACE REALITY», lo que todos deberíamos hacer es enfrentar la realidad… no tratar de ignorarla o, peor aún, de ¿censurarla?

Los hechos son que el consistorio quiso retirar la fotografía de un autor nacional, ganadora de uno de los premios de un evento internacional… para poner como icono del evento la imagen, según he leído, de una autora holandesa llamada Ananda van der Pluijm. ¿¿¿¿ ????? Porque… ¿se sentía más representado? ¿Hay que estar representado en el CONTENIDO de una imagen de fotoperiodismo? ¿Nos damos cuenta de lo que esto supondría a la hora de publicar imágenes de guerras, muertos, heridos, violaciones… o las que todos hemos visto de los rostros de mujeres atacadas con ácido? ¿Nos sentimos mejor con esas imágenes porque estamos más de acuerdo con lo que representan? ¿Qué quiere eso decir: que “somos” antitaurinos pero no “antiviolenciadecualquiertipo”? Aquí abajo os dejo una imagen de Samuel Aranda, ganadora en el 2012, que representó la muestra sin conflictos del consistorio. Y que conste que me parece una gran foto y no tengo nada en contra, pero al hilo de lo que ha sucedido… ¿qué me quieren decir nuestros “queridos” políticos? ¿nos hemos de sentir los que vivimos en Barcelona representados por esta imagen de una madre completamente tapada abrazando a su hijo herido en un conflicto armado… mientras se plantean ellos si se sienten o no representados por un torero? Porque yo, cuando la vi, no entendí que mi consistorio tuviese esa línea de pensamiento (he comenzado a tener pesadillas desde que me lo planteo) sino que pensé que estaba ante la libertad de expresión y ante una muestra INTERNACIONAL de fotoperiodismo, no de propaganda ideológica de ningún tipo… pero si no es así: por favor, avísenme para tenerlo claro.

Samuel Aranda, España, para The New York Times. World Press Photo 12
Samuel Aranda, España, para The New York Times. World Press Photo 12

Esto por hablar de la imagen de otro fotógrafo nacional que se difundió, como debe ser, para promocionar la exposición y los premios internacionales en casa. Pero podemos hablar de imágenes mucho más duras, como la del 2012 del fotógrafo Paul Hansen de los dos niños muertos llevados en brazos por sus familiares, que no se me borrará de la mente en mucho tiempo… Una imagen sobrecogedora en la que vemos los rostros de los dos cadáveres infantiles y las caras de dolor y rabia de los que los acompañan… y que, sin embargo, fue reproducida en un millón de sitios sin plantearse ningún conflicto ni problema ético, moral o estético (Y ojo: no quiero decir que fuese malo ni bueno reproducirla, sólo comparo la carga de ambas imágenes y lo que ha sucedido con las dos). Pero si nos molesta la imagen del torero, mirad la que Paul Hansen, que reproduzco a continuación y decidme si os parece más “bonita”, más “ética”, más “estética” o si la realidad que retrata es una realidad con la que sí estamos de acuerdo: el asesinato de civiles, de niños y el profundo dolor y la rabia de sus seres queridos…

World Press Photo del año 2012. Paul Hansen, Suecia, Dagens Nyheter
World Press Photo del año 2012. Paul Hansen, Suecia, Dagens Nyheter

Lo que el consistorio debía discutir es sobre la imagen “promocional” de un certamen internacional en el que había ganadores nacionales, como ya sucedió en anteriores ediciones. Y la imagen elegida por la organización a mí me parece perfecta para este cometido no sólo porque es un autor de aquí, sino porque además es un excelente retrato que cuenta toda una historia en una sola imagen, porque además es una imagen muy llamativa para un cartel (que es lo que se suele pretender en esos casos) y porque es fotoperiodismo en estado puro… Démonos cuenta de que ha desatado la polémica y una reacción de solidaridad en las redes sociales. Hasta ese punto ha sido injusto lo sucedido y hasta ese punto tiene el fotoperiodismo la habilidad de enfrentarnos a otras realidades, a otras formas de vida… de abrir nuestras mentes, nuestras visiones… aunque parece que a algunos tanta apertura les rompe los esquemas y les hace sacar su lado más oscuro. Entonces aparece una palabra maldita que a mí me da mucho miedo incluso pronunciar porque aparece, implícita o explícitamente, algo que me da pavor: el término CENSURA.

Me sorprendió mucho escuchar todo lo que estaba sucediendo y me encantó, una vez más, la entrada Carta a Daniel Ochoa de Olza, de David Airob en su blog The W Side con comentarios irónicos de primer nivel. Del mismo modo, Mayka Navarro escribía el pasado 17 de octubre en El Periódico la noticia Compañeros de Daniel Ochoa de Olza se fotografían emulando al torero Padilla como protesta. Navarro comentaba cómo las redes sociales se llenan de autorretratos con parche y montera con la etiqueta #fotosincensura. Desde aquí, vaya mi rechazo a lo sucedido y mi apoyo al autor y a la imagen con esta reflexión que espero que no se os haga demasiado pesada.

Una de las fotografías que aparece en Twitter bajo la etiqueta #fotosincensura.
Una de las fotografías que aparece en Twitter bajo la etiqueta #fotosincensura.

Sin embargo, por la extensión, supongo que os daréis cuenta de que el tema de la censura me preocupa enormemente (o por decirlo más prudentemente: del desacuerdo de los que nos gobiernan en una imagen como ésta) es peligroso porque entonces nos plantea: ¿qué imágenes del fotoperiodismo podremos utilizar éticamente, sinceramente, sin problemas con la realidad que retratan?

Fotografías que aparecen en Twitter bajo la etiqueta #fotosincensura
Fotografías que aparecen en Twitter bajo la etiqueta #fotosincensura

¡Ah, sí…! Se me olvidaba que cuando retratamos niños desnutridos, guerras o prostitutas son imágenes que exponemos para denunciar realidades… ¿Y entonces cuál es el problema en este caso? ¿No podemos pensar lo mismo? Igual que hay soldados heridos, hay toreros que también lo están… aunque, como dice Susan Sontag en Ante el dolor de los demás… no es lo mismo nuestro dolor o nuestros muertos que los de los demás. Estoy completamente de acuerdo con muchas de las cosas que comenta Sontag… y si vamos a poner sobre la mesa las representaciones que hacemos del mundo y nuestros problemas éticos ante ellas: no podemos trazar una línea entre las nuestras y las de los demás. Es demasiado simplista y peligroso. Lo que debemos hacer, de una vez por todas, como nos invita este certamen con su lema, es enfrentar la realidad, pero la de todos por igual (bufff: qué utópica me estoy poniendo).

Sinceramente, de las imágenes taurinas que he visto en mi vida, esta me parece precisamente la menos conflictiva porque realmente retrata a un hombre herido por un toro, a alguien que a pesar de todo sigue adelante con su vocación. Pero eso sí, si nos ponemos a retirar las imágenes que nos enfrentan a las realidades con las que estamos en conflicto: entonces quitemos las del hambre, las de la guerra, las de la mendicidad, las de la prostitución, las de los abusos de cualquier tipo, las que exponen constantemente cuerpos hiperdelgados que ayudan a crear cánones estéticos y alimentarios que no son saludables para nuestros adolescentes o niños…

Podemos hacerlo, pero es una opción muy peligrosa con la que, a pesar de mis creencias o de mi ética personal que frecuentemente entra en conflicto con muchas imágenes que se me muestran, no estaré nunca de acuerdo.

No nos olvidemos de que el problema es que la realidad seguirá estando ahí, aunque algunos no quieran mirarla y aunque a muchos nos gustaría poder mirar hacia otro lado y que desaparecieran ciertas cosas. Pero tapar el sol con un dedo, nunca, jamás, ha sido solución para nada.

Desde aquí, mi más sinceras felicitaciones a los cinco fotógrafos españoles ganadores en este año del World Press Photo y mi apoyo a Daniel Ochoa de Olza: un gran reportaje, una gran imagen y un merecidísimo premio.

POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN… SIEMPRE. Let’s FACE REALLITY!

ACTIVIDADES PARA PROFESIONALES – WORLD PRESS PHOTO 13

Programa de las actividades paralelas que ofreceremos durante las próximas semanas (copiado directamente de la web: http://photographicsocialvision.org/)

MIÉRCOLES 6 DE NOVIEMBRE – 12h – Sala de exposición -1 del CCCB
Masterclass de la mano del fotógrafo Miquel Dewever-Plana, primer premio de la categoría documental interactivo online del concurso multimedia World Press Photo 13, 1er premio Visa dOr de la categoría Web Documentales del Festival Visa pour l´Image- Perpignan 2013.

El autor compartirá su experiencia en la creación, desarrollo y difusión de un web documental. La obra examina las causas de la violencia en Guatemala a través del testimonio valiente de Alma, una mujer ex marera, que nos hace cómplices de su experiencia de vida.

JUEVES 7 DE NOVIEMBRE – 12h – Sala de exposición -1 del CCCB
Masterclass de la mano del fotógrafo Pep Bonet, primer premio de la categoría cortometraje online del concurso multimedia World Press Photo 13.

El autor compartirá su experiencia en la creación, desarrollo y difusión de su obra ganadora así como su experiencia en la creación del largometraje “Into the shadows” recién producido. La obra documenta a personas que se trasladan desde países vecinos a Sud-África en busca de una vida mejor.

Estas actividades están abiertas a 25 participantes.
Precio de la actividad: 10€
Reserva tu plaza escribiendo a psv@photographicsocialvision.org o llamando al 93 217 36 63 (Confirmaciones por orden de reserva hasta completar aforo)

Anuncios

8 comentarios sobre “FACE REALITY: World Press Photo 2013 y la polémica hecha foto

  1. Rebeca sencillamente genial.Peor son imágenes de desahucios ,de familias españolas en comedores sociales, de niños maltratados ,mujeres violentadas etc… Pero por eso existe la libertad de prensa y de expresión.Un abrazo.Mamen

    1. Gracias por tu comentario. Completamente de acuerdo. A mi me indigna muchísimo más ver familias enteras en la calle y a la gente cogiendo comida de los contenedores de basura que una foto de un torero pero… supongo que los políticos hacen política y eso, en el fondo, no sé si tiene mucho que ver con la sensibilidad. ¡Otro abrazo para tí!

  2. Hola Rebeca, vaya por delante que me gusta tu blog y sobre todo tu forma de comunicar, me parece muy espontánea y fresca pero a la vez con razonamiento. Todo mi apoyo en tu lucha (nuestra lucha, la de todos los que creemos en la libertad) contra la censura en la prensa, sobre todo la que viene de organismos públicos. Pero en mi opinión elevar este incidente a categoría de censura seria menospreciar cuerpos específicos de regímenes totalitarios que tanto miedo han creado y que nuestra sociedad ha visto tan de cerca -aún en la memoria de muchos conciudadanos-, encargados de que solo se viera una realidad.
    Por partes, empezaré diciendo que no soy antitaurino -parece que tenemos que enseñar primero nuestras credenciales, bonita libertad la que tenemos, intentar no ser sospechoso de nada-, soy de Barcelona, ciudad en la que he vivido toda mi vida, creo conocer algo de que adolecemos como conjunto social los barceloneses y en su defecto nuestros representantes: que muchas veces nos movemos por instintos muy básicos y rozamos la frivolidad demasiado a menudo, quieres un ejemplo: -manifestaciones varias a favor del pueblo palestino, Barcelona con el pueblo saharaui, ahora propón una mezquita para poder rezar (creo que es un derecho básico del individuo) en el centro de Barcelona y verás cuantos distritos/AAVV/colectivos, te ceden espacios o estarán de acuerdo- tengo más ejemplos de mi ciudad, incluso en el mundo del Arte.
    Vivo en una ciudad que ha sido la capital del folclore de todo el país (español), en perfecta comunión con el de su tierra, muchas veces incluso marginado por el que no digan. Tuvo tres plazas de toros, más afición por ese arte (yo si que creo que es un arte) que ninguna otra ciudad española en algunos tiempos, pero estos cambian, eso pertenece a la historia, muchos barceloneses, entre ellos me puedo llegar a incluir, buscamos una sociedad moderna, progresista, con su toque anarquista/canalla, con nuestros fallos seguro, nuestros problemas, pero en el que no tiene cabida la censura.
    Por otro lado juntamos dos cosas que no tienen relación, por un lado el concepto antitaurino y por otro la imagen que quiere ofrecer Barcelona turísticamente, no se si sabes lo del sombrero mejicano? Se hizo sacar de las tiendas turísticas(me consta que razonándolo con los comerciantes) de igual forma, por aquellos entonces se habló de excluir también el sombrero sevillano y el traje de luces pero, ya me corregiréis porque hablo de oídas, obtuvo una respuesta muy criticada desde algunos lugares no de esta ciudad precisamente. El tema es que sencillamente Barcelona, y englobo a la cultural, política, tecnológica, de la calle, quiere rehuir (me consta) de aquella imagen turística que no la proyecte sino que la ligue, y eso no es censura porque la fotografía de Daniel Ochoa de Olza la seguiremos pudiendo apreciar en la exposición, no ha sido retirada. En otro contexto también podríamos decir, si lo quieres pillar por este otro lado, es que la imagen que mejor pega para el cartel de Face Reality (la cara de la realidad sería la traducción?) podría ser la de miles de jóvenes que estamos en el paro, (con 40 años me incluyo en jóvenes!) en ese sentido el trabajo de la fotógrafa Ananda van der Pluijm quizás esté más cercano al tema propuesto. Por último si se apela a que el fotógrafo es español, me parecerían más significativas las quejas (que no las hubo) hacia el Príncipe de Asturias de las Artes, que fue otorgado a Annie Leibovitz o Michael Haneke en vez de rendir homenaje a grandes (grandísimos) de la fotografía de nuestro país (o el cine) que han luchado mucho por la Fotografía, el Arte y también por la Libertad (esta vez en mayúsculas) a costa muchas veces de la suya propia. O que representan su talento por todo el mundo (abriéndose ellos mismos el duro camino de la representación que nuestro país es incapaz de dar en comparación con otros países cercanos a nosotros), este aspecto tu lo debes conocer algo. Puede ser que busquen la imagen de los agraciados?(es super Cool homenajear a Annie y no a … omitiré nombres que ambos conocemos y que son más cercanos). La internacionalización de sus premios ¿públicos? O son costeados por el Príncipe? Aquí no tiene cabida el arte del rejoneo? Perdona, divago.
    Para acabar decirte que como sorna está bien lo de las fotos por twitter, hay que darle caña a los gobernantes siempre, pero no nos pasemos con los términos porque detrás de ellos y en este caso me refiero a las palabras de Airob esconden la malicia del enfrentamiento regional, muy de moda los últimos 30 años.
    Por cierto supongo que sabes que el fotógrafo Hansen ganador de los WPP corrigió la imagen para darle la fuerza (exagerada?) que los jueces/sociedad/todos reclamamos hoy en día.
    Disculpa el rollo. Saludos.

    1. Hola, Fermín,
      Gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo con mucho de lo que dices, aunque yo creo que ciertos actos pueden ser censura sin llegar a los extremos que comentas. Yo lo que defiendo es la coherencia y lo que intento decir es que si se retira una foto como la del torero de un cartel por los motivos que se han ido comentando… el peligro es que otras fotografías usadas con el mismo fin comenzarían a cuestionar cosas que me parece peligroso comenzar a razonar. En cualquier caso, como tú muy bien señalas en tu comentario… quizás nuestro gran problema, el de la humanidad diría yo, suele ser el de la incoherencia. Y en esto sí que me coloco en primera persona con el MEA CULPA. No creo que nadie: ni consistorio, ni fotógrafos, ni bloggeros… pudiéramos resistir un test de coherencia en todas nuestras acciones. ¡Qué le vamos a hacer! Pero me parece sano que de vez en cuando salgan estos temas a la palestra, que nos cuestionen, que nos hagan pensar más que posicionarnos, que nos sitúen al límite y nos hagan repensar nuestras ideas, límites y márgenes. Lo importante, en el fondo, es poder tener criterio y pensar lo que se piense siendo consciente del resto de las opciones, del arcoiris que hay ahí afuera. Personalmente, el tema de las censuras o silencios o acallamientos o todo lo que se esconde detrás de lo que se visualiza me interesa muchísimo.
      Lo del paro y la situación del país: completamente de acuerdo contigo… pero sigo defendiendo la imagen de Daniel Ochoa de Olza para el cartel. Es impactacte y yo creo que funciona. Face reality significa enfrenta la realidad y me pareció que era toda una paradoja que precisamente bajo ese lema ocurriera lo que ocurrió.
      Obviamente, cuando yo hablo de censura en estos lares no es una censura como la que hay bajo una dictadura: Barcelona, afortunadamente, es una ciudad en la que podemos hablar de todo (o casi) y cuestionarlo todo (o casi). Bajo ese prisma: es un privilegio estar aquí y por eso yo me he quedado después de haber vivido y viajado por otros lugares donde la situación no siempre es ésta.
      Quizás la libertad de expresión absoluta, igual que la coherencia, sea una utopía… pero aquí parafrasearé a Don Miguel de Unamuno con aquello que decía hablando de Don Quijote, de intentar la santa cruzada de rescatar el sepulcro del Caballero de la Locura del poder de los hidalgos de la Razón.
      Lo de la estética cool… por desgracia vende más que la no cool, por no hablar de la importancia de la agenda, de los contactos… de aquello de que “el que tiene padrinos se bautiza y el que no se ahoga en la pila”. Sin embargo, los premios Príncipe de Asturias de las Artes, a Annie Leibovitz o Michael Haneke… supongo que da una proyección internacional que también se busca: abrir ventanas al mundo. Aunque sí: tenemos grandes artistas, pensadores y profesionales que, desgraciadamente, han de emigrar para poder hacer lo que saben hacer con dignidad… y sí: lo sé muy bien. Supongo que tú también sabrás lo que significa intentar hacer carrera académica en este país. No te cuento cómo estamos los asociados: lo que hacemos, lo que nos pagan y lo que nos valoran. Y cuando sales fuera y ves cómo están allí los que hacen tu mismo trabajo, lo que te ofrecen… te vuelves a casa casi con ganas de llorar o de coger la maleta. Pero fíjate hasta dónde nos ha llevado una fotografía de un torero… Ja, ja, ja.
      Lo del retoque de Hansen lo sé y tengo pendiente escribir algún día una entrada sobre los límites del tratamiento de imágenes, porque es una cuestión clásica en mis clases: ¿hasta dónde se puede llegar? Algún día, cuando tenga un poco de tiempo para poner todo el material que tengo al respecto en orden.
      Y no te disculpo el “rollo”: porque no creo que lo sea. Me ha encantado tu comentario, Fermín: agradezco siempre las respuestas inteligentes, razonadas y que replantean mis replanteamientos. ¡¡¡Un abrazo!!!

  3. Totalmente de acuerdo con el articulo! No a la censura de imágenes.
    Hay que ver lo que se cuece fuera y dentro de nuestras de nuestra tierra sea agradable o no, si no, para que esta la profesión el foto periodismo? Si no fuera por el trabajo de estos profesionales, no nos enteraríamos de nada.
    Saludos!

    1. Gracias por tu comentario, Carlos. Coincido plenamente: el fotoperiodismo nos ayuda a ver cosas y descubrir cosas… más allá incluso de las mismas fotografías. Hace poco, en un simposio alguien hablaba del “documentalismo fácil” para referirse al fotoperiodismo, y yo pegué un bote en mi asiento. Quien se haya dedicado a esta profesión sabe que es cualquier cosa menos “fácil”. ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s