Las imágenes de la tragedia: una pequeña reflexión


Desde que supe la noticia del terrible accidente de ayer por la noche, que nos tiene a todos conmocionados, no he dejado de ver imágenes de la tragedia: vídeos del accidente tomados por una cámara de seguridad (creo), vídeos realizados con móviles a los pocos minutos, imágenes de fotoperiodistas y cámaras de televisión, el accidente, el dolor de los familiares y ahora las visitas oficiales… estoy sin palabras.

En momentos como estos pienso en ese gran libro de Susan Sontag “Ante el dolor de los demás” que nos plantea precisamente cómo retratamos a nuestros muertos y a los de los demás… o en algún otro de los libros que reflexionan sobre esas imágenes del sufrimiento humano que nos colocan siempre en disyuntivas de difícil solución. Cero de Interés escribió hace tiempo en su blog la entrada 5 libros de fotoperiodismo que llevar a una isla desierta con una selección de libros y autores muy interesantes para reflexionar sobre este tema.

Me parece un asunto complicado de resolver. Recuerdo que, cuando trabajaba en un diario tuvimos una noticia en la portada que era la muerte de unas monjas en un accidente de carretera que iba ilustrada con una fotografía desde lejos en la que apenas se veían los cadáveres tumbados sobre el asfalto.

La cuestión dio bastantes dolores de cabeza. Creo recordar que el problema era que eran dos monjas de clausura a las que en vida no se les había visto absolutamente nada y en aquella imagen la sábana que cubría su cadáver dejaba a la vista no sé si eran sus tobillos o sus muñecas. Hay algo que se llama derecho a la propia imagen, que tiene que ver con la dignidad y con cómo queremos que se nos vea y se nos recuerde. Y cuando no estamos… el derecho de aquellos que nos quieren a poder cuidar nuestro recuerdo. En cualquier caso: el derecho a la propia imagen del muerto y de sus seres cercanos entra en conflicto con el derecho a informar en este tipo de situaciones y suele ganar este último.

Nunca antes me había planteado la cuestión, pero en aquel momento comprendí lo doloroso que puede resultar para los que siguen aquí ver los cadáveres en la portada de la prensa, en la televisión… el recuerdo constante de lo sucedido, el ver una y otra vez la repetición de los hechos, y la completa incapacidad para controlar lo que sucede con lo último que queda del ser querido: sus últimas imágenes… que quienes hemos perdido a alguien sabemos que influyen poderosamente en la manera en la que procesaremos el dolor, el duelo y el recuerdo.

Pero estos conflictos de intereses, morales, éticos y deontológicos que se entrecruzan en un tema así tienen difícil solución en la era de la imagen y de la información. Por este motivo, aunque entiendo y comprendo perfectamente por qué se multiplican las imágenes (del accidente, de los familiares desesperados…) que hoy son casi omnipresentes en todos los medios y en la red: no puedo evitar pensar en los familiares, en los numerosos heridos que supongo que reviven la tragedia si ven las imágenes y en aquellos que acudieron al lugar del accidente a los pocos minutos: ¿podrán borrar algún día estas imágenes de su memoria?

¿necesitamos todos, ellos y nosotros, verlas una y otra vez?

Anuncios

8 comentarios sobre “Las imágenes de la tragedia: una pequeña reflexión

  1. Gracias por la mención Rebeca. La verdad es que es un tema muy muy complicado de abordar. De hecho, mi tesis doctoral va sobre ética y fotoperiodismo y dos años después de empezar aún hay muchas situaciones/ejemplos en los que no sabría qué opinar

    1. gracias a tí por el post. Un tema complicado el que has elegido. Yo viví ciertas situaciones como fotógrafa y como editora de prensa que fueron duras: el tema de la deontología en el día a día, sin tiempo material para reflexionar es muy complicado… ¡¡¡Suerte con esa tesis!!!

  2. Sublime, sentido y sensibilidad. Gracias por tus maravillosas palabras, totalmente de acuerdo. Yo personalmente, no he visto ni una y es díficil, pero lo he conseguido. Creédme, el dolor es el mismo sin ver ninguna imagen.

    1. Gracias, Olga,
      Como fotógrafa, tampoco quiero decir que debamos prescindir de todas las imágenes… pero creo que en ciertos momentos nos “embriagamos” de ellas y no puedo evitar pensar en los que sufren con la situación. En fin, en cualquier caso, yo creo que la tragedia nos duele a todos con imágenes o sin ellas. Lo que ha ocurrido es horrible.

  3. Buffff, me hiciste reflexionar sobre ello y, a ver cómo me explico. Hay mil maneras de enfocar una notícia y ésta podría ser explícita para el espectador. Pero desde hace un tiempo, concretamente desde que se expandió la masacre con la violencia de género, los medios optaron por enseñar directamente los cadáveres y/o afectados, con la finalidad de concienciar acerca de la gravedad del asunto.
    Fue un verano del 2004 cuando me llamaron para ir corriendo al Raval y cubrir una notícia, había ocurrido un crímen. Gravé todo tipo de planos, de localización, situación, detalles y declas de testimonios, sin incluir víctimas. Al llegar a redacción tuve el mismo inconveniente que tú. En mi caso no se debatió por partes humanas en la imagen, sinó por el detalle de rastro de sangre y huellas que dejó el asesino al bajar las escaleras. ¡Aquellas imágenes y la escena nos conmovió a todos! Podías hacerte una idea de la crueldad del asesino y del sufrimiento de la víctima. Aún así, no se emitió.
    Entonces, llegados a la actualidad ¿por qué se perdió el respeto a los derechos de imagen? ¿hace falta mostrar el cadáver para crear una sensación?¿Tanta imagen directa no estará insensibilizando al espectador?
    Pero como bien dices no es de fácil solución. Las nuevas tecnologías ponen de inmediato a disposición de cualquiera la lectura de una redacción subjetiva acerca de la notícia, sin pasar por ningún tipo de filtro…

    1. Hola, Meri…
      Ya veo que te he hecho pensar. Yo creo que también influye mucho la rapidez con la que ahora se retransmite todo, la celeridad con la que se trabaja en la red, la ansiedad del público/espectador por ver más y más, y, sobre todo, la gran cantidad de gente que fotografía o graba sin ser profesionales del medio… lo que, inevitablemente, lleva a unas imágenes que quizás alguien a quien le han explicado un par de cosas sobre deontología, derechos de imagen, etc… quizás no mostraría (o al menos eso es lo que me gustaría creer). Pero tampoco sé si ésta es realmente la causa.
      También ha hecho mucho daño lo que tú misma comentas de mostrar las imágenes de la violencia para concienciar… aunque yo creo que la exposición constante y continuada a las imágenes de la violencia lo único que consigue es insensibilizarnos bastante. Pero bueno… aquí cada uno tiene su opinión sobre el tema.
      Entre las películas, los telediarios, las series y los programas de asesinatos… uno puede desayunar, comer y cenar viendo muertos y sangre a diario. Buffffffff: ¡¡¡qué futuro nos espera!!!

      1. Entre las películas, los telediarios, las series y los programas de asesinatos… uno puede desayunar, comer y cenar viendo muertos y sangre a diario. Buffffffff: ¡¡¡qué futuro nos espera!!!
        ¡¡¡cuanta razón!!! Todos podríamos llegar a ser médicos, no nos molesta ver un muerto

        1. Bueno… lamento llevarte la contraria pero yo médico no podría ser. Para lo único que soy capaz de usar un bisturí es para encuadernación. Y lo de que no nos molesta ver un muerto… intenta hablar con la gente de fotografía postmortem o de fotografíar a un muerto no para “informar” del tema sino para poder recordarlo… y verás la carita de “repelús” que pone la misma gente que encuentra normal ver muertos en las imágenes de la guerra, de los atentados o de los crímenes. Es muy curioso y va incluso más allá de lo que comenta Sontag en su libro: a los muertos entendemos que se les fotografíe para “sensibilizarnos” pero no por “sensibilidad” y “cariño” con su recuerdo… curiosamente esto nos parece morboso (y a mucha gente le parece inmoral o perverso) mientras que la representación de la muerte violenta en el espacio público, de manera explícita y cotidiana: esto supuestamente es normal…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s