Sobre las mujeres y la vida pública: reflexiones a partir de un post sobre REVELA-T


Tras mi publicación sobre REVELA-T (Web y programación del Festival Revela-T), me han llovido los comentarios sobre lo que dije por la falta de ponentes mujeres. Alguno me “acusa” de feminismo o lee en mi texto palabras que no están escritas… creo que lo único que hice fue constatar un hecho: no hay mujeres en su apartado de EXPERTOS Y PONENTES. PUNTO. Pero no dije las causas porque no las conocía.

Apartado de Expertos y ponentes de REVELA-T: en el que figuran grandes nombres del panorama nacional e internacional.

Apartado de Expertos y ponentes de REVELA-T: en el que figuran grandes nombres del panorama nacional e internacional.

Ahora sí, y por eso escribo esto para dejar claro, en primer lugar, que lo de REVELA-T parece ser el resultado de una serie de desafortunadas causas fortuitas que hicieron que no hubiera representación femenina entre los expertos, aunque dejo constancia que la hay (y abundante) entre las personas que están colaborando con la organización.

Entre los colectivos que participan la representación femenina es importante

Entre los colectivos que participan la representación femenina es importante

Otra cosa que quiero destacar es que, entre las múltiples respuestas a mi entrada en el blog, recibí un amable, cordialísimo y explicativo correo de Pep Minguez (GRACIAS, PEP), organizador del evento junto a Joan López, que me comentaba que sí se había contactado con dos o tres fotógrafas para que participaran como expertas en el evento pero que ninguna pudo aceptar la invitación (y me consta, porque conozco a alguna que también se ha puesto en contacto conmigo a posteriori de mi entrada, que esas invitaciones se hicieron).

FOTOGRAFOS

Dicho esto, quiero dejar claro que mi reivinducación del papel que la mujer debería tener en la esfera pública que SIEMPRE mantendré (y los que me conocen saben que esa siempre ha sido y seguirá siendo una de mis luchas): es una constante en mi vida. Que no tengo absolutamente NADA en contra de REVELA-T que, como ya dije, me parece una tremenda proeza y valentía en los tiempos que corren y que todo aquel interesado en el tema debería apuntarse a los talleres y a las actividades para que el trabajo y la ilusión de todas las personas que han trabajado en ello pueda tener una continuidad en el tiempo. Ojalá todos los talleres y conferencias estén llenísimos para que el año que viene haya otra edición en la que la organización tenga un nuevo panel de expertos con algún rostro femenino. Además, algunos de los expertos que se darán cita esta semana en el festival son muy interesantes (para ser hombres no están mal: ja, ja, ja) y si aún no os habéis matriculado: ESTÁIS TARDANDO EN HACERLO.

Prometo que, a continuación, me pondré a escribir otro post sobre los talleres y las expos del evento, pero antes me apetece decir algunas cosas para aquellos que dicen que nos quejamos porque somos radicales o por vicio… aunque sé que me volverán a llover los comentarios y que alguno/a me va a llamar de todo: qué le vamos a hacer ¡¡¡ME VAN LA MARCHA y el rock and roll!!! Y si esto es radical y por vicio, como cantaba Reincidentes, habrá que decir aquello de “sin vicio no quiero ná”.

Cerrado el tema del REVELA-T, de momento…

LAS MUJERES, LAS CUESTIONES TÉCNICAS Y LA AUTORIDAD… ESE BONITO TEMA

Tras dar muchas vueltas a lo que dije y a lo que otros han creído leer en lo que escribí, quiero volver a incidir en que lo que yo defiendo es que el panorama ha de cambiar y es necesario el esfuerzo de todos… incluído el de aquellas expertas de este país que han de dar un paso al frente, enfrentar los miedos al público (y con demasiada frecuencia el recuerdo de otros tiempos en los que las cosas eran mucho más complicadas para ellas y tuvieron muy malas experiencias: las entiendo perfectamente) y comenzar a dibujar en la esfera pública un panorama un poco más acorde con lo que se vive en el contexto más cotidinano.

Porque estoy firmemente convencida de que perpetuar ciertas costumbres (que en ningún momento considero intencionadas, sino más bien acomodaticias, costumbristas, repeticiones inconscientes de patrones asumidos como “normales” o, como ya dije: arcaicas) no nos hace ningún favor a ninguno.

Pero, sobre todo, quiero que mis sobrinos-nietos vivan en un mundo en el que la credibilidad no dependa de los géneros, en el que nadie tenga que renunciar a todo si desea apostar por tener una vida profesional plena (basta con mirar aquella noticia sobre la disparidad en hijos de los ministros y las ministras de Zapatero: para nosotras llegar tiene un precio, y quien lo niegue está intentando tapar el sol de agosto en una playa a mediodía con la puntica de la uña del dedo pequeño de un bebé), que si son mujeres públicas esto no suene mal, que si son ambiciosas esto tenga la misma connotación que para un hombre, que si desean ser amas o amos de casa no tengan que justificarse… y no sigo porque me deprimo.

Alguno me pregunta que si lo que pretendo con mis reivindicaciones es llegar al tema de las cuotas para colocar a las mujeres sean éstas válidas o no. Pues bien, me alegra infinitamente poder decir que afortunadamente trabajo en un departamento de la Universitat de Barcelona donde tengo la gran suerte de trabajar con grandes expertas y profesionales que tienen una gran trayectoria en lo profesional y en lo académico… sin necesidad de que nadie les haga ningún favor profesional en forma de cuotas de ningún tipo (lo mismo sucedía en el diario en el que trabajé cuatro años o en las empresas del entorno editorial con las que colaboré casi 10 años).

Precisamente porque somos mujeres, TODAS nosotras entendemos/sabemos lo que es que te miren con recelo cuando alguien busca consejo técnico o cuando vas a hablar de estos temas. Si alguien quiere saber algo sobre una cámara, sobre photoshop o un objetivo y al lado hay un hombre (que siempre lo hay), aunque sea un muchachito que obviamente por edad no puede tener tu formación/experiencia: prefieren preguntarle a él, incluso se inventarán excusas para no decirte lo que verdaderamente piensan sobre tu capacidad y para no herir tus sentimientos… porque eso sí, hemos avanzado mucho, muchísimo: ahora somos políticamente correctos. ¡¡¡¡¡¡¡JA!!!!!!! Un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la humanidad… lo que no sé es hacia dónde.

Vamos, piénsalo (seas hombre o mujer, me da igual): en una tienda de fotos o en un curso de técnica, si te dan a elegir, ¿tendrías preferencias por cuestiones de género? (y esto mismo podría decirse de un taller mecánico, por ejemplo). Si tu respuesta es que sí no te avergüences, no se trata de culpabilizar a nadie, sino de tomar conciencia para poder cambiar las cosas. De lo que deberíamos darnos cuenta es de que cada uno sabe de lo que sabe, y esto es una cuestión de lo que tenemos en el cerebro… no más abajo.

Recuerdo, hace ya mucho tiempo, el día en que un alumno, al poco tiempo de comenzar el curso, me dijo aquello tan bonito de “yo antes tenía un profesor hombre que sabía lo que se decía y me dijo que ***”. Pongo en *** lo que aquel señor le dijo porque estaba muy equivocado (no por ser hombre, obviamente, sino porque lo que dijo era una enorme prueba de desconocimiento de la historia del cine: el tema iba sobre Fritz Lang) pero, a pesar de que pude dar de memoria varias referencias que justificaban lo que yo decía… tuve que llevar a la siguiente clase 5 libros en los que se decía lo que yo había defendido y el alumno, para probar su teoría, sólo pudo llevar los apuntes de aquel otro profesor. Porque así funciona el mundo. Nosotras nos tenemos que ganar A PULSO nuestra credibilidad, nuestro prestigio, partiendo muchas veces del recelo, mientras cualquier hombre parte de un principio de credibilidad basado, ese sí, en un sistema de cuotas: el casi 100% de la representación masculina históricamente asentada en ciertas esferas que hacen que, de manera inconsciente y tradicional, se asocie la autoridad académica o técnica con lo masculino y que muchos consideren que, como me dijo la hija de una amiga de la infancia (una niña de unos 10 años que no podía creer que yo fuera profesora en la universidad y que miraba atónita mi vestido y mis zapatos): “un profesor de la universidad lleva traje, corbata y barba”. ¿Sabéis aquello de que los borrachos y los niños siempre dicen la verdad? Pues eso.

Estos días, en clase del máster de antropología, para terminar de redondear todo esto, hablamos del velo, del feminismo islámico… y, como me va la marcha, aquí estoy: leyendo a feministas de otra religión y otros continentes cuyas experiencias vitales tienen muchas cosas en común con las mías. Da igual si se habla del Hijab o Hiyab o de la tiranía de la talla ¿38, 36, 34 (¡Qué espanto!)…?, si las mujeres decidimos o no voluntariamente cubrirnos la cabeza o estar delgadísimas, taparnos hasta la cara o desnudarnos por completo, el tema de fondo a mí me preocupa mucho más: por qué lo hacemos y qué consecuencias tiene en cómo nos ven, cómo nos perciben, cómo nos identifican y, por tanto, cómo se nos considera. En todos los casos, el tema actual de la cuestión femenina se suele reducir a temas de vestuario o de apariencia… Pero lo peor no es esto, lo terrible es que esas cuestiones “estéticas” no nos dejan ver el verdadero bosque.

En fin, a los que me dicen que soy radical… que no me toquen las palmas, que me conozco. He tenido que dormir en la habitación de un hotel de frontera con una silla apalancada en la puerta porque el señor que tenía la llave maestra de todas las habitaciones parecía empeñado en que yo no durmiera sola, aunque fuera contra mi voluntad (por poner sólo un ejemplo); tuve un “garante moral” durante cuatro años (lo juro: con papeles oficiales) y en uno de mis trabajos terminaron por ponerme a un ex-militar como acompañante porque les daba miedo que una mujer fuera sola por ciertos lugares (y no estoy hablando del Pleistoceno)… y cuando regresé a España, a Barcelona, en una entrevista de trabajo para un puesto de PERIODISTA, un par de señores me dijeron que no porque yo era un “elemento” peligroso para su empresa por ser ¡DEMASIADO INDEPENDIENTE Y ASUMIR RIESGOS! ya que, a los 26 años, había vivido en diferentes lugares, no tenía novio, no compartía piso con nadie, hablaba varios idiomas, había sido editora en un diario, tenía experiencia laboral de sobra… y yo me limité a preguntar: si yo fuera un periodista hombre, de 26 años, que llevara 4 trabajando como fotógrafo, editor y periodista en el extranjero, hablando varios idiomas, con toda la formación que piden y más, sin ataduras para poder viajar, con absoluta movilidad geográfica, independiente, con criterio y capacidad para asumir riesgos… ¿me negaría un trabajo como periodista o me daría una palmadita en el hombro y me contrataría inmediatamente?…

Y voy a cerrar ya esta entrada de hoy, porque no quiero contar más batallitas (que me siento muy mayor al recordar todas las vidas que he vivido), con la respuesta que me dieron aquellos dos señores que buscaban un periodista, porque fue taaaaaaaan, pero tan j***** buena, que creo que es un gran colofón para toda esta entrada:

“Pero tú no eres hombre, ¿verdad?”

Ja, ja, ja: ¡PUES NO!

Anuncios

9 comentarios sobre “Sobre las mujeres y la vida pública: reflexiones a partir de un post sobre REVELA-T

    1. Hola, preciosa,
      Ja, ja, ja. Viviríais más tranquilas, seguramente… pero también os aburriríais más.
      El sábado me encantó ver tus fotos en EXIT: eres la mejor de las mejores hasta retratando los apocalipsis nucleares. Habrá que escribir una entrada un día de estos… ¡¡¡Besote inmenso!!!

        1. La encantada seré yo… y los lectores, que seguro que lo disfrutan. Ahora mismo estoy liada con el final de curso y una conferencia inaugural de un congreso que tengo que hacer… en inglés. Después hacemos un hueco y nos tomamos algo mientras hablamos de esa entrada. ¡Besote enorme!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s