Etiquetas


Art Mama: Small Mama + Big Shoes, Tatsumi Orimoto, 1997/2007.

Art Mama: Small Mama + Big Shoes, Tatsumi Orimoto, 1997/2007.

El artista japonés Tatsumi Orimoto es conocido por numerosos motivos ya que fue un miembro de Fluxus, donde fue ayudante de Joseph Beuys y Nam June Paik, ha expuesto en museos como el MOMA de Nueva York y ha participado en las Bienales de Venecia y Sao Paulo con sus ‘performances’. En España realizó una performance/exposición titulada Resistencia Activa que realizó para Tenerife Espacio de las Artes (31/10/08-11/01/09) e hizo una performance en Arco en el 2009.

“El teatro del absurdo de Beckett y el sentido ritual del lenguaje teatral de Artaud. Fluxus, Beuys, el Pop y el teatro tradicional japonés, son algunas de las influencias que convergen en los performances de Tatsumi Orimoto. Reconocido como uno de los más prestigiosos fotógrafos japoneses, Orimoto es un activo residente de esa generación que en los años sesenta impuso su concepción desacralizadora de la cultura e hizo bajar de su elitista “panteón” las obras de arte para llevarlas al escenario cotidiano de la calle”.

Fragmento del texto introductorio de la exposición Resistencia Activa que realizó para Tenerife Espacio de las Artes

Manifiesto Fluxus, George Maciunas, 1963.

Manifesto Fluxus, George Maciunas, 1963.

A pesar del innegable interés de su obra performativa, de sus acciones en la calle que hablan de un concepto del arte comprometido con su propia idea de la vida… a nivel personal, la parte de su obra que más me interesa es aquella que está relacionada con su madre, enferma de Alzheimer, en la que aún pueden verse elementos que denotan esa inconfundible herencia fluxus que también puede verse en sus “acciones comunicativas”.

Mientras ejercía de cuidador 24 horas al día con su madre, Orimoto ha realizado su conocido proyecto “Art Mama”, que representa una peculiar visión sobre el tema de la maternidad, de la enfermedad, de la autorreferencialidad, de la fotografía familiar… y sobre todo de la manera de relacionarse con la alteridad cuando el otro está perdido en los infranqueables laberintos de su propio olvido.

Manifesto de Joseph Beys, 1970.

Manifesto Fluxus de Joseph Beys, 1970.

Para este artista japonés, el arte es vida y la intimidad es una parte más del proyecto artístico de una manera diferente a todo lo que se haya podido comentar hasta ahora en este blog. Las performances y fotografías de este artista muestran no sólo una atípica relación madre-hijo (muy extraña ya que la madre, muy anciana y casi sorda además de enferma de Alzheimer, se muestra siempre frágil y con un rostro imperturbable) sino una constante crítica al estado de bienestar con imágenes como la de su madre y otros enfermos/ancianos metidos dentro de unos bidones de mercancías industriales. El contraste entre los elementos usados por este artista japonés provoca con frecuencia una bofetada emotiva (y humorística) que carga la imagen de fuertes significados.

“Fue la necesidad de seguir cuidando de su madre y hallar una forma de relacionarse con ella sin abandonar su actividad artística lo que le hizo introducirla en sus acciones fluxus y a situarse en ese plano simbólico del juego al que ella se ha incorporado como un performer más. Hoy por hoy, la serie Art Mama consta de miles de imágenes fotográficas y muchas horas de filmación de las distintas performances con las que Orimoto (que, al igual que Joseph Beuys, también ejecuta “acciones comunicativas” con animales) se cuestiona nuestras convenciones sociales y critica esa tendencia común a ocultar la enfermedad”
Pilar RIBAL en elcultural.es | Publicado el 24/07/2008 |

Numerosos críticos resaltan la representación que este artista hace de un colectivo “invisibilizado” y “silenciado” durante mucho tiempo, como es el grupo de las personas mayores con enfermedades como las demencias seniles o con problemas físicos. El artista, que coloca a su madre incluso en una enorme caja de cartón para fotografiarla frágil y vulnerable en toda la precariedad de una metáfora visual que habla el lenguaje internacional de los más desprotegidos, parece querer decirnos que todavía son seres humanos aunque nuestras sociedades no tengan un lugar en el que poder atenderlos con la dignidad y los cuidados que muchos de ellos necesitarían. El peso del cuidado y de la atención constante que requieren estos enfermos recae casi exclusivamente sobre los familiares, lo que provocó que este artista comenzara a trabajar con su madre para poder cuidarla sin dejar de crear.

Resistencia Activa, Tatsimi Orimoto, Resistencia Activa (Imagen de la exposición/performance realizada en Tenerife Espacio de las Artes del 31/10/08-11/01/09)
Resistencia Activa (Imagen de la exposición/performance realizada en Tenerife Espacio de las Artes del 31/10/08-11/01/09), Tatsumi Orimoto.

Orimoto trabaja con las formas alternativas de comunicación y ha encontrado en el humor y en el juego los medios para relacionarse no sólo con su madre, sino con la enfermedad, el arte y su público. Recuerdo la primera vez que vi una de sus imágenes: no podía dejar de mirarla, fascinada ante la relación lúdica con la anciana mientras me planteaba si yo sería capaz de plantear unas imágenes así con mi propia madre. Después fue necesario leer a los expertos, a los críticos, y comenzar a contextualizar su obra en la experiencia de la enfermedad, verlo como un cuidador preocupado por expresar una serie de ideas a través de su arte. Entonces mi mirada cambió y comencé a ver en el humor también una profunda punzada de dolor: compartimos los mismos problemas, las mismas preocupaciones, aunque nos distancien continentes y culturas. El Alzheimer nos convierte en seres humanos que responden de la mejor manera que saben/pueden a los imprevistos de la vida. Y si eres artista visual y la demencia senil de un familiar se cruza en tu camino… entonces la autorreferencialidad parece convertirse en el camino, la cámara/arte en el escudo y la visibilización del problema, una manera de hacer una llamada de atención a una sociedad que mira para otro lado porque seguramente, en el fondo, admitir la enfermedad sea también admitir nuestro propio fracaso a ese imperativo social a ser felices y tener éxito.

Tatsimi Orimoto ha convertido a su madre, una entrañable anciana con mirada ausente que se deja fotografiar de manera indolente metida en unos enormes zapatones, en la indiscutible protagonista de un peculiar work in pogress que humaniza y visibiliza el problema del mal de Alzheimer mientras nos conmueve. Entre tanto, Orimoto, transformado en “Bread Man” (hombre pan), ha recorrido numerosas ciudades occidentales intentando establecer un diálogo transcultural a través de un símbolo fuerte como es el pan.

Resistencia Activa (Imagen de la exposición/performance realizada en Tenerife Espacio de las Artes del 31/10/08-11/01/09), Tatsumi Orimoto.
Resistencia Activa (Imagen de la exposición/performance realizada en Tenerife Espacio de las Artes del 31/10/08-11/01/09), Tatsumi Orimoto.

La autorreferencialidad, en este caso de Bread Man, se enmascara con un matiz que bordea el ridículo al ocultar con un puñado de barras de pan ese rostro que lo identifica y humaniza. De este modo llama nuestra atención para poder despertarnos del letargo existencial en el que esta sociedad nos sume, para que miremos de frente a aquellos que necesitan hacerse visibles y contar su experiencia desde el otro lado, desde la enfermedad, desde la exclusión. Esta es la propuesta de Orimoto, que se califica en la web del TEA como “inteligente y pacífica rebeldía frente a ese orden establecido que se muestra incapaz de albergar la diferencia”.

A través de acciones creativas y lúdicas, que incluyen el canturreo espontáneo, el abrazo y la interacción visual, Tatsumi Orimoto ha impregnado de emotividad y sentido del humor su drama particular, convirtiéndolo en todo un canto a la generosidad humana”

Pilar RIBAL en elcultural.es | Publicado el 24/07/2008 |

Por todo lo comentado, Tatsumi Orimoto es un artista comprometido con ese punto en el que se encuentran el arte y la vida, llevando esto hasta sus últimas consecuencias para compatibilizar el cuidado de su madre enferma con su creación artística. La comunicación, punto importante en toda su obra, toma especial relevancia en el proyecto “Art Mama” por las características singulares que tiene la comunicación con aquellos enfermos que ya se han perdido incluso a ellos mismos en las marañas de la enfermedad que acaba con sus memorias y con sus propias identidades. Orimoto es un artista que, al entrar en contacto con el Alzheimer, se aferra a la cámara y la performance como escudos y medios de sobrellevar un duro proceso de cuidados en el que los familiares de los enfermos se sienten, a menudo, desbordados y solos. Hacer arte se convierte, de este modo, en una forma de vivir la vida con Alzheimer tan comprometida y válida como cualquier otra que el familiar de un enfermo pueda imaginar. Podríamos concluir que, en este caso, convertir la convivencia con el Alzheimer en arte es una manera muy “fluxus” de abordar el problema.

Art Mama y Bread Man son dos de las obras incluídas en la investigación sobre Alzheimer y Artes Visuales que realizo con la colaboración del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, al que agradezco la beca de investigación … gracias a la cual todo esto es posible.

Anuncios