Etiquetas

,


Una captura de pantalla de la web que Ai Weiwei dispuso para transmitir su vida 24 horas al día. Imagen tomada de la web de El Pais

Una captura de pantalla de la web que Ai Weiwei dispuso para transmitir su vida 24 horas al día. Imagen tomada de la web de El Pais

El artista chino Ai Weiwei decidió transmitir su vida en directo a través de Internet como respuesta o protesta a la vigilancia a la que es sometido continuamente. Curiosamente, el mismo gobierno que parece querer vigilar sus movimientos ha cerrado su particular canal de exteriorización de su intimidad.

La vida y trayectoria de Weiwei es compleja en los últimos años, con denuncias de varios temas referentes a construcciones precarias de escuelas y protestas por el derribo de su estudio, arresto domiciliario y una desaparición denunciada por su familia el 3 de abril del año pasado.

Dropping a Han Dynasty (1995) Fotografías de la acción realizada por Ai Weiwei

Dropping a Han Dynasty (1995) Fotografías de la acción realizada por Ai Weiwei

Sin embargo, al margen de los temas políticos que podrían dar lugar a un intenso debate, lo que me llama la atención es el uso subversivo de la propia intimidad. Un hecho que me parece absolutamente Posmoderno o incluso Sobremoderno: la intimidad convertida en arma política de defensa frente a una vigilancia constante que pervierte el espacio público. Un ámbito de supuesta libertad que deja de serlo al estar monitorizado y controlado en todo momento.

Quizás por eso, al convertir las calles en cárceles delimitadas, no por rejas sino por objetivos y cables, la única libertad posible es subvertir esa prisión de cristal abriendo una vía de libre expresión. Vía que consiste en la autoexposición constante, pero absolutamente voluntaria, de la propia existencia. De este modo, el prisionero logra controlar su cárcel y convierte su condena en proyecto artístico o artivismo en estado puro.

Pero si todo esto abre camino a la reflexión, ¿qué puede decirse del papel del gobierno chino que decide cortar la emisión de esa intimidad que, por lo que he podido leer, no era precisamente apasionante? ¿Cuál es el riesgo real de las imágenes de un hombre con su gato, durmiendo o usando su ordenador? Seguramente el riesgo es el mismo que aquel que ya mencionaba Erich Fromm cuando hablaba de que el hombre era el ser capaz de construir las cámaras de gas y, al mismo tiempo, era también el único capaz de entrar en ellas murmurando una oración.

Porque el acto verdaderamente subversivo, peligroso, y que ha de cortarse por lo sano es el ejercicio de la libertad, sobre todo si ésta se ejerce en entornos hostiles. No vaya a ser que otros sepan que esto es posible…

100 Millones de pipas de porcelana expuestas por Weiwei en la Tate (NY), Foto de Tony Kyriacou/Rex Features. Link a una entrada sobre el artista en el blog Time Also Paints

“Sunflower Seeds” (100 Millones de pipas de porcelana), Ai Weiwei en la Tate (NY), Foto de Tony Kyriacou/Rex Features. Link a una entrada sobre el artista en el blog Time Also Paints. Abajo puede verse un interesante vídeo presentado por el artista sobre la elaboración de esta obra.

Anuncios